Fue una noche en que tuve el privilegio de escuchar una lectura sabia y halagadora de mi novela, venida de un Señor de la palabra, como Don Antonio Rodríguez Almodóvar.

Anuncios