“Tendríamos que haber venido solos, una formidable novela de Guillermo Roz que se lee de un tirón y deja en la boca el sabor amargo de las vidas exageradas”

Luisgé Martín recomienda Tendríamos que haber venido solos

Anuncios