Esta nouvelle conjuga todas las máximas de la buena literatura destacando por su frescura, dinamismo, humanidad, y sus buenas dosis de crueldad, tanta como la vida misma.// Escribe Pepe Rodriguez sobre Tendríamos que haber venido solos

Reseña en El placer de la lectura

Anuncios